CONSEJOS PARA TRABAJAR DESDE CASA

Elija un espacio independiente y luminoso, mejor con luz natural.

Ventile 10 minutos antes de comenzar, organice la mesa y no deje cables por el suelo.

Fije un horario y cúmplalo. Si tiene niños pequeños, aproveche cuando estén dormidos para trabajar: primera y últimas horas del día, siestas, etc.

Sitúe el ordenador de frente a unos 40 centímetros. El límite superior del monitor debe coincidir con la altura de sus ojos y deje 10 centímetros de distancia entre el teclado y el borde de la mesa para apoyar las muñecas. Mejor con ratón, salvapantallas y reposapiés.

EJERCICIOS PARA PREVENIR LA FATIGA VISUAL

  • Alternar la vista entre un objeto lejano y uno cercano varias veces durante unos 10 segundos
  • Cerrar los ojos y mover varias veces los globos oculares en todos los sentidos para percibir una sensación de alivio
  • Cada cierto tiempo, parpadear conscientemente, de forma lenta, abriendo y cerrando los ojos como se hace normalmente

EJERCICIOS PARA RELAJAR LAS CERVICALES

  • Inclinar lentamente la cabeza hacia atrás
  • Bajar la barbilla hacia el pecho
  • Inclinar lateralmente la cabeza a derecha e izquierda
  •  Girar lentamente la cabeza a derecha e izquierda
  •  Subir los hombros con los brazos caídos a lo largo del cuerpo
  • Bajar los hombros
  • Manos en la nuca y espalda recta
  • Flexionar lateralmente la cintura y dejar caer los brazos derecho e izquierdo de forma alternativa
  • Brazos a la altura del pecho, con los codos flexionados y un antebrazo sobre el otro
  • Dirigir al máximo los codos hacia atrás
  • Vuelta a la posición de partida

Siéntese correctamente. Mantenga la espalda apoyada en el respaldo y los pies en el suelo. Sus piernas deben formar un ángulo de 90 grados. Haga ejercicios cervicales cada dos horas para evitar la fatiga muscular y relajar la vista.

Si utiliza un portátil, conéctelo a un monitor y teclado auxiliares. Si no tiene, haga pausas más frecuentes.

Prepárese como si fuera a la oficina. Piense que está en su puesto de trabajo.

Al terminar su jornada, desconéctese: apague el ordenador, haga ejercicio y disfrute de su familia.

Mantenga el contacto con sus compañeros para estar coordinados y evitar el aislamiento.

Evite el picoteo delante del ordenador. Planifique sus comidas el día antes y elija opciones saludables.

Haga pausas breves y frecuentes. Levántese para activar su circulación.